Ir más allá del coaching representa, desde nuestra perspectiva, además de circunscribir la disciplina al Alta Performance, incorporar competencias específicas a través de un equipo multidisciplinar, con larga experiencia profesional previa en distintos ámbitos. Sin embargo, esta heterogeneidad disciplinar se funde también en formación y experiencia de intervención en el campo de la interacción humana.

Este “más allá” se distingue también de la disciplina del “mentoring”. Nuestra actuación se enfoca al trabajo de desarrollo de “soft skills”, sin pretensiones de inmiscuirnos en los “hard skills” del cliente. Las competencias multidisciplinares de nuestro equipo proporcionan la capacidad de entender mejor el contexto profesional específico del cliente y aportar una mayor eficacia y eficiencia a la intervención que nos sea solicitada.

Es fundamental que exista una sintonía completa entre consultor y cliente, a través del entendimiento del tipo de lenguaje y de los conceptos inherentes a la actividad profesional en cuestión, para que sea posible acordar rápidamente los objetivos de performance que se pretenden alcanzar y definir los recursos estratégicos a utilizar para este fin.

Estos recursos se exploran en tres áreas principales, que se resumen a continuación:

Estrategia Comunicación Relación
  • Cómo funciona la situación
  • Cómo se percibe y se reacciona
  • Objetivo a alcanzar
  • Qué se ha hecho para solucionar
  • Tácticas a emplear
  • Cómo comunicar lo que pretendemos:
  • Modalidades lingüísticas
  • Comunicación lógica
  • Comunicación analógica
  • Ejercicio de Persuasión
  • Estilo relacional a emplear:
  • Resolutivo
  • Simétrico
  • Blando
  • Ejercicio de Flexibilidad